Un año de tristeza comercial

Hace unos días un gran centro comercial de Palma celebraba el año de su puesta en marcha. Los que como yo, cada día, trabajamos con el pequeño comercio no tenenos nada que celebrar sino constatar nuestra tristeza.

Hace un año se perpetró uno de los ataques más frontales que se han llevado a cabo contra nuestro pequeño comercio con la puesta en marcha de la mayor ampliación de superficie comercial existente en Mallorca.

Y el comercio se ha resentido de ello. Vaya si lo ha hecho. Ahora vivimos un momento de impás en el cual parece que tenemos controlado cualquier gran movimiento de nuevos centros comerciales pero necesitamos cuanto antes el famoso plan director sectorial de comercio que marque unas reglas claras para todos y que proteja nuestro territorios y nuestro pequeño comercio.

Tenemos que hablar sin tapujos de fijar techos también en nuestro sector, tal y como se está debatiendo la necesidad de poner limitaciones en la planta hotelera, en el alojamiento vacacional o en las flotas de vehículos de alquiler. Basta poner sobre la mesa un dato para abrir la reflexión.

Tal y como han avanzado algunos medios informativos en Mallorca disponemos de una superficie de más de 70 millones de metros comerciales entre los ya creados y los que se pueden crear.

Puede que algunos me puedan tachar de demagógico pero yo no quiero una isla en la que nuestros hijos y nietos tengan únicamente la oportunidad laboral de ser cajeros y dependientes de franquicias y grandes superficies. Ello lo digo con el máximo respeto a la labor de los profesionales que se dedican a ello. En cualquier caso necesitamos preservar nuestro espíritu emprendedor y defender el valor del pequeño comercio original y con personalidad propia.

El centro comercial que celebra un año no ha hecho más que desequilibrar más a nuestro territorio y reforzar la prepotencia comercial de la capital respecto al resto de la Isla. Zonas como Inca, Alcudia y Pollença se han debilitado comercialmente en el último año.

Espero y deseo que dentro de un año si que podamos estar de celebración por que hayamos podido aprobar ya el plan que garantizará el equilibrio y la sostenibilidad del sector comercial en Mallorca.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Bernat Coll, Digital, Editorial, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.