Hay que tener un plan

Hace pocos días que los jueces han asestado un duro golpe a nuestro pequeño comercio al dejar en nada la moratoria de grandes superficies comerciales aprobada por el Consell con el apoyo de todo el sector.

Más duro es aún el golpe a la capacidad real que nuestras administraciones tienen para regular y legislar todo aquello que creen que se debe corregir en nuestra tierra. La moratoria que se aprobó era justa, necesaria y adecuada para mirar hacia adelante, para rediseñar cual es  el futuro comercial que queremos para Mallorca.

La pregunta es muy clara y solo admite dos posibles respuestas ¿Nos dirigimos a un modelo americanizado de grandes superficies comerciales o bien intentamos preservar el modelo de comercio mediterráneo de centros urbanos?

En el primer caso seguiremos devorando territorio, recursos naturales y vaciando los centros urbanos del pequeño comercio que da vida y cohesión social a nuestros pueblos y ciudades.

En el segundo caso pondremos freno al fin a este frenesí y tendremos un punto de partida para, de verdad, defender a los pequeños comercios y a un estilo de vida más cercano en el que los beneficios económicos se reparten de forma más equitativa entre las personas y dentro el territorio.

Esta respuesta es la que tiene que ofrecer el nuevo Plan Director Sectorial de Equipamientos Comerciales que el Consell tienen en redacción y que, ahora, visto lo visto tendrá que acelerar de forma importante.

Este es el plan que necesitamos. Por que, recordemos que hasta ahora, y hablo de décadas, planes hemos tenido pocos. Lo que si ha habido es mucha improvisación y mucha voluntad de ayudar a los grandes operadores siempre bajo el pretexto de las grandes inversiones y la generación de puestos de trabajo.

Ahora, al fin, parece que nuestros políticos empiezan a mirar la realidad con otros ojos. Esta mirada se tiene que contagiar en este, nuestro plan.

Esta entrada fue publicada en Bernat Coll, Digital. Guarda el enlace permanente.