Juliá Pinturas. Tres generaciones de innovación

juliá-pinturas-pimeco

El emblemático comercio de Palma, Juliá Pinturas y Decoración, acumula 67 años de experiencia aportados por las tres generaciones de la familia Juliá.

En los últimos años, la masiva instalación de grandes superficies comerciales especializadas en bricolaje, ferretería y pintura ha supuesto el fin de parte de nuestro comercio más tradicional. Afortunadamente, hay empresas mallorquinas que no sólo resisten la presión de las multinacionales, sino que incluso son capaces de crecer y competir en igualdad de condiciones.

Este es el caso de Juliá Pinturas y Decoración, comercio que acumula 67 años de experiencia aportados por las tres generaciones de la familia Juliá.

La dinastía comercial comenzó en el año 1948 de la mano de Llorenç Juliá, quien aprovechó la falta de empresas especializadas en pintura para abrir la emblemática Casa Juliá en la Porta de Sant Antoni de Palma.

Un año después nacería Tomeu Juliá, quien junto a su hermana Jerónima continuaron el proyecto de su padre. La segunda generación renovó el comercio familiar, instalando nuevos servicios y trasladando la empresa a su actual ubicación en el Parc de les Estacions.

Los años pasaron y los hijos de Tomeu, Llorenç y Toni Juliá, asumieron el reto de actualizar el negocio familiar a los nuevos tiempos, aprovechando las nuevas tecnologías y renovando la imagen de la empresa. La aportación de los hijos de Tomeu ha llevado a que Juliá Pinturas estrene nuevo logo, nueva página Web y nueva tienda-almacén en el polígono de Son Castelló.

Y es precisamente con esta nueva tienda con la que la familia Juliá se presenta como alternativa a las multinacionales. Con más de 2.000 metros y 20.000 referencias, los Juliá ofrecen una fórmula única, combinando la variedad de productos de una gran superficie con el trato personalizado y la calidad del comercio mallorquín más tradicional.

Esta entrada fue publicada en Socios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.